Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
Estamos en...
Mejores posteadores
Loucie Mongiello (491)
 
Annabeth Chase (412)
 
Thalia Grace (189)
 
Samuel Skarsgård (88)
 
Alexía Diamantidis (88)
 
Clarisse La Rue (79)
 
Atenea (64)
 
Apolo (62)
 
Melanie Lightwood (60)
 
Sophie Underworld (57)
 


Las situaciones se tienen que dar, no organizar. {Percy}

Ir abajo

Las situaciones se tienen que dar, no organizar. {Percy}

Mensaje por Loucie Mongiello el Vie Nov 11, 2011 4:31 pm

El fin de otro día llegaba. Los entrenamientos cesaban, se apagaba la hoguera que se organizaba para cenar, algunos rompían las reglas, otros obedecían e iban a dormirse a la hora debida. Loucie la mayoría de las veces rompía las reglas, pero qué más daba, unas horas más unas horas menos. Hoy día la muchacha estaba demasiado cansada como para meterse en problemas, aunque en problemas se metía incluso contra su voluntad. De hecho, la mayoría de las veces resultaba ser así. Loucie había estado inapetente los últimos días, siendo más sinceros aún, desde su llegada al campamento no había tenido ánimos de comer, pero claro, para las peleas necesitaba energías y eso parecía ser lo único que le importaba realmente.

Se levantó de su sitio en la hoguera una media hora antes, se dirigió hacia el observatorio. Ahí, ése lugar era el único donde lograba pensar con claridad, y sin alterar ningún recuerdo. ¿Era el Cielo que se teñía de negro por las noches así dejando descansar los ojos del mortal? Ni siquiera ella misma lo sabía. Pero ella sí segura está de una cosa: Es su lugar preferido. Transcurrió la media hora, el fuego visible incluso desde el observatorio comenzó a apagarse poco a poco, como si con agua lo apagasen. El agua vence el fuego, pero la intensidad del fuego tal vez es más imponente. Sólo depende de cómo se sepa controlar.

La mirada de la muchacha se situaba en el patio de cabañas, ahí, se fijó en su cabaña, vio a su hermano entrar, el único hermano que tenía. Pues los hijos de Poseidón eran escasos, aún no se explicaba por qué si quiera ella estaba ahí, pero Poseidón la había reconocido, su madre también se lo había contado antes de arribar el Inframundo. Comenzó a recordar sobre ellos, William Hale y su madre. Apretó los ojos con fuerza, como si aquello fuese a alejar el recuerdo. Supo que era momento de irse, ya no podría seguir pensando mucho tiempo... Qué rápido avanza por cierto. ¿Será que Cronos juega con nosotros? Difícil de decir.

Se encaminó entre las sombras a través del bosque, para comenzar a dirigirse a la cabaña 3, la cabaña de su Padre Poseidón. Caminaba despacio, nada la apuraba, ni siquiera las advertencias del Señor D., ni de Quirón. La elegancia y belleza iban siempre con ella. Caminando con sus pies marcando paso uno tras otro, sobria y simple. Una muchacha aguerrida, aún probando su instinto con los pensamientos del resto. Los árboles creaban las sombras, habían algunos agujeros que la dejaban recibir la luz de la Luna, ahí su figura se iluminaba. Se acercaba el fin del bosque, sin darse cuenta, solemne y con mucha calma, había cruzado el bosque. Siempre con la mirada en alto, significados de una guerrera hasta el final de la guerra, de dignidad.

Arribó el patio de las cabañas, su cabaña estaba cerca de la entrada de ésta, después de todo era la tres. Sabía perfectamente que Percy Jackson, su hermano, ya estaba ahí adentro. Pero no le importaba, ella estaba acostumbrada a saludarle por las mañanas y las noches, como también para despedirse en ciertas ocasiones. Pero nunca se habían dedicado a hablar con más profundidad, a ella siempre le habría gustado hacerlo... No por nada eran hermanastros, pero algo le trababa la lengua cada vez que lo intentaba. Su voz se moría y finalmente sólo seguía con sus deberes. Entró a la cabaña con total calma. Vio a Percy en su cama. Esbozó una sonrisa y comenzó a prepararse para acostarse temprano hoy día. Sabía muy bien que Percy se sorprendería de verla tan temprano de vuelta, él la minoría de veces la veía regresar a dormir en las noches, porque cuando volvía era de madrugada y él estaba durmiendo.

Se cambió su ropa, que iba con su armadura aún, para ponerse en pijamas más cómodos. Cepilló su cabello, atándolo en un moño y se sentó en su cama, la que se encontraba frente a la de su hermano.
avatar
Loucie Mongiello
Hija de Poseidon
Hija de Poseidon

Dracmas : 491
Fecha de inscripción : 10/08/2011
Edad : 23
Localización : Rhode Island, Campamento Half-Blood
Arma Favorita : Mi espada: su filo es doble y está hecha con oro y Bronce Celestial, su empuñadura es de esmeralda. (La espada se convierte en mi anillo de oro con una aplicación de esmeralda al centro para cuando no la necesito, y si se me pierde, aparece de vuelta en mi dedo anular derecho, donde siempre lo uso) Humor : Fría e inexpresiva, pero con sus amigos divertida y dulce.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las situaciones se tienen que dar, no organizar. {Percy}

Mensaje por Invitado el Vie Nov 11, 2011 4:53 pm

El dia empezaba ya a caer,ya era casi de noche,como siempre a esas horas estaba en el lago relajandome pero ya era hora de que me fuese ,porque era tarde,sali del lago y me dirigio hacía el bosque mientras lo cruzaba iva pensando en lo estupido que había sido al dejar que secuestrasen a annabeth además tambien pensaba una forma de rescatarla,aunque no se me ocurria ninguna,para cuando mme di cuenta ya lo había cruzado,la verdad es que no tenía ganas de dormir pero ya no tenía nada que hacer,asi que me fui a la cabaña,cuando llegue allí me puse el pijama y me meti en la cama.

Estaba pensando en Annabeth y en las coas que pensaba siempre ,lamenteandome de lo que había ocurrido cuando vi que apareció mi hermanastra,esta se quito la armadura y se puso el pijama,luego se cepillo el cabello,no quería seguir pensando en lode Annabeth,asi que la mire y dije:

hola,Loucie¿no es demasiado pronto para que este aqui?,nunca te pillo por aquia estas horas,aunque me alegro de que por un día no la andes liando por ahi.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Las situaciones se tienen que dar, no organizar. {Percy}

Mensaje por Loucie Mongiello el Sáb Nov 12, 2011 9:11 pm

Estaba recostada en mi cama ya, sin taparme con las mantas que ésta ofrecía. Hacía mucho calor como para eso. Pensé que Percy tal vez estaba ya dormido, pero no. Rodeé mis ojos cuando dijo '...que la andes liando por ahí' ¿Desde cuando se las daba de hermanito protector? Me puse de lado, en dirección a la cama de mi hermano. - Bueno, supongo que esta noche te haré compañía. Pero no te fíes, es sólo una excepción así que disfrútame. - Bromeé mientras jugaba con mi cabello, entrelazándolo con mis manos... Malditas manías mías. Volví a mirar a Percy, sabía que estaba preocupado por Annabeth, aunque yo no estaba bien enterada de lo que pasaba.

- Deberías dejar de pensar en chicas todo el día tú, ¿eh? Eres muy pequeño para que tus hormonas se revolucionen tanto con una chica. - Dije de nuevo bromeando. Casi nunca nos hablábamos, así que si lo hacíamos intentaba no profundizar mucho las conversaciones... No éramos muy cercanos. Nunca habíamos tenido una conversación sobre papá. No quería que tuviéramos una tampoco. No quería hablar de él sin antes hablar con él. Por respeto a mi madre y a mí misma. No quería tener esa conversación tipo 'Y... ¿me parezco un poco a papá?' O, '¿Es gruñón parecido a mí?'. Quería verlo con mis propios ojos en vez de especular. Para mí era un tema complicado... No sólo complicado, sino que también delicado.

Si no se hablaba de él del modo correcto, si algún día lo veía y no era una rencuentro muy adecuado, me resultaría dañino, arruinaría todas las esperanzas que tenía de tener una buena relación con él. Me preguntaba quién era su mamá, si la veía, cómo se llevaban. Me chocaba saber que mi Padre había tenido tantas mujeres en su vida... Pero me recordaba nuevamente, una y otra vez que era un Dios. Me recordé que no debía esperarme mucho de ellos, tal y como se lo había recordado a Ariana. Alejé los malos recuerdos que siempre vivían en mí, para ahora pasar un momento ligero junto a mi hermano, de ésos que casi nunca se repiten. Sólo de vez en cuando. Muy a lo lejos. Pero al menos ocurrían. De algún modo, por más que nunca lo reconociera, me agradaba saber que tenía un familiar aquí. Me dolía saber que probablemente no volvería a ver a Rebeca, mi hermanastra mortal. Para qué hablar de ver a William y a mi madre.

Maldecí en mi mente por haberlo vuelto a traer a mis pensamientos, pero de momento se me hacía realmente inevitable. Cerré los ojos por unos segundos. Los volví a abrir, para entonces volver a mirar a mi hermano.

¿Cuánto tiempo hay que dejar pasar para intentar tener una relación fraternal con tu hermano de apoyo, protección, afecto?... Yo y él, éramos demasiado orgullosos como para comenzar a abrazarnos cuando estábamos mal, darnos palabras de confianza cuando se necesitaban... O simplemente mirarnos con una sonrisa en la cara. Cosas tan simples de la vida, que tanto nos complica hacer. ¿Por qué será? Es algo complicado, creo no tener la respuesta certera de éso. Sabía que con Percy podíamos llegar al límite en una pelea... Física o verbal. Sólo esperaba que si éso pasara, llegáramos a conocernos y respetarnos más que cuando aún no teníamos peleas. Yo peleo con quién me interesa, con quién no... Paso de ella, sólo me defiendo de quién sabe atacarme... Pues dejo que quién no me interesa me hiera, mi herida no demorará en sanar. Siempre ha sido así, no creo que en algún momento vaya a cambiar.

A lo largo de mis días en el campamento, he aprendido a abrirme con la gente, pero sí he tenido miedo, me he sentido sola. Como también he conocido a gente maravillosa, sé que aún queda gente por conocer. También sé que me tocará lidiar con gente que no me agrade, sé que tal vez me pelearé permanentemente con algún amigo por alguna pelea más grave que las que ya hemos tenido, por eso intento disfrutarlos mientras están, porque no sé con certeza cuando los dejaré de tener, puede suceder en un abrir y cerrar de ojos, como también puede nunca suceder. La vida es tan impredecible, y eso es lo que más me gusta de ella.
avatar
Loucie Mongiello
Hija de Poseidon
Hija de Poseidon

Dracmas : 491
Fecha de inscripción : 10/08/2011
Edad : 23
Localización : Rhode Island, Campamento Half-Blood
Arma Favorita : Mi espada: su filo es doble y está hecha con oro y Bronce Celestial, su empuñadura es de esmeralda. (La espada se convierte en mi anillo de oro con una aplicación de esmeralda al centro para cuando no la necesito, y si se me pierde, aparece de vuelta en mi dedo anular derecho, donde siempre lo uso) Humor : Fría e inexpresiva, pero con sus amigos divertida y dulce.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las situaciones se tienen que dar, no organizar. {Percy}

Mensaje por Invitado el Vie Nov 18, 2011 1:17 pm

Loucie me dijo que por esta noche me haría compañia pero que no me confiase que solo era una excepción asi que debería aprovecharla,luego despues de tocarse el pelo durante un rato , me dijo que Deberia dejar de pensar en chicas todo el día y que Era muy pequeño para que mis hormonas se revolucionasen tanto con una chica,no era por el hecho de que me gustase por loq ue estaba asi ,era por el hecho de perder a una amiga,me cabre cuendo me dijo eso pero hice que no se me notara,luego la mire y dije:

Annabeth no me gusta simplemente es una amiga ,y estoy preocupado porque no me gustaría perder a una de mis mejores amigas,no tiene nada que ver con que me guste o no ,que no me gusta ,me preocuparía igual si le pasase a cualqueir otro amigo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Las situaciones se tienen que dar, no organizar. {Percy}

Mensaje por Loucie Mongiello el Vie Nov 18, 2011 6:04 pm

Percy se había molestado con mi comentario, era obvio, aunque noté su intento por disimularlo. Él me explicó, ocultando sus verdaderos sentimientos. Ya los veía de pareja juntos. Lo escuché decir que estaba preocupado porque era una de sus mejores amigas. - Ah. - Exclamé. Me remojé los labios, recostándome contra mi almohada. Reí muy por lo bajo... - Bah, tú sabes que estará bien. Ya la encontrarán. Es una chica astuta, no le pasará nada. - Mis palabras sonaban como hechos, como que de verdad estaría bien. Como si se tratase de un Personaje de un libro que yo escribía y era su personaje favorito, entonces no pasaría nada malo ya que él me lo pedía y yo cambiaría los guiones cuando quisiera.

Esa confianza le transmitía. Por más que esto no era un libro, ni ella uno de mis personajes... Pero si en algo le ayudaba mi seguridad, era algo de lo que no me sentía mal. Después de todo, lo quisiéramos o no éramos hermanastros. Cerré los ojos. - Noté que has dejado de entrenar... O al menos no te he visto. Entiendo que no tengas ánimos sabiendo que Annabeth está perdida, pero a veces pelear tranquiliza los nervios, relaja y desconcentra de los problemas. Al menos así me ha resultado a mí. - Estaba algo inquieta hoy.

Era muy temprano como para ya estar descansando. Pero sólo sería una noche. Rogué que me diera sueño pronto. Abrí los ojos. Noté que había una vela encendida. Me levanté suspirando y la soplé, ésta se apagó y quedamos en oscuridad, excepto por la luz de Luna Llena que se hacía notar dándole a la ventana que había en la cabaña. Era perfecto. Me recosté de vuelta en mi cama, cerrando los ojos nuevamente y sonriendo. Mi hermano y yo siempre éramos impredecibles, recibía esos comentarios de los campistas mucho. No me molestaba, ser impredecible como el viento... Como las olas del mar. Tal vez venía de familia o quién sabe... Al final de todo, incluso quizá no terminaba por ser más que una coincidencia.

Estaba dentro de mí feliz. Por fin comenzaba a superar el dolor de dos pérdidas tan grandes. No me sentía culpable por estarlo superando, me sentía bien de al fin liberarme. Ellos me acompañarían por siempre. No importaba a dónde, ni los errores que cometiera, siempre me atraparían cuando yo cayera. Algo me decía que me acercara más a mi hermano, que era el único hermano que tenía y que tal vez tendría en mucho tiempo hasta que apareciera otro hijo de Poseidón, si es que lo hacía cuando yo siguiera viva.

Tal vez era mi Padre, no lo sé. Pero mantenernos unidos no sonaba como una mala idea, el problema era que ambos éramos muy orgullosos como para reconocer que tener una relación fraternal nunca estaba de más.
avatar
Loucie Mongiello
Hija de Poseidon
Hija de Poseidon

Dracmas : 491
Fecha de inscripción : 10/08/2011
Edad : 23
Localización : Rhode Island, Campamento Half-Blood
Arma Favorita : Mi espada: su filo es doble y está hecha con oro y Bronce Celestial, su empuñadura es de esmeralda. (La espada se convierte en mi anillo de oro con una aplicación de esmeralda al centro para cuando no la necesito, y si se me pierde, aparece de vuelta en mi dedo anular derecho, donde siempre lo uso) Humor : Fría e inexpresiva, pero con sus amigos divertida y dulce.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las situaciones se tienen que dar, no organizar. {Percy}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.